fbpx

La sordera en la adolescencia supone un considerable obstáculo para el bienestar emocional y el desarrollo personal del adolescente. La pérdida de audición es un problema de salud crónico que afecta a personas de todas las edades y niveles socioeconómicos y responde, en muchos casos, a las consecuencias de unas rutinas que pueden llegar a ser muy dañinas. Pero hay un caso particular que es alarmante para los especialistas: los adolescentes.

Nuestros adolescentes son habituales consumidores de nuevas tecnologías y entre sus gustos más generales está el de escuchar música habitualmente, además de consumir productos multimedia. A menudo encontramos que nuestros jóvenes escuchan la música o la televisión a un volumen más alta de lo normal y mucho tiempo lo cual puede crear problemas auditivos en el futuro. Algunas investigaciones apuntan que habrá una generación de sordos precoces, pese a que puede ser prevenible. Es importante que, como padres, seamos conscientes de los peligros de las rutinas de nuestros adolescentes.

Se estima que el 30% del segmento etario comprendido por púberes, adolescentes y jóvenes (entre 10 a 24 años) tendrán trastornos auditivos por exposición al ruido no laboral al llegar a la edad adulta. La lesión inducida por los nuevos hábitos de consumo musical (a través de teléfonos móviles y reproductores de audio con auriculares a volúmenes muy elevados) afecta a adolescentes y jóvenes, con el agravante de que no se consulta a tiempo o se ignora la pérdida auditiva hasta que es acentuada.

Según la Organización Mundial de la Salud bastan ocho horas de exposición a un ruido de más de 90 decibeles para afectar a un grupo de células del oído interno y lesionarlas definitivamente. Además del hábito de escuchar música con auriculares a volúmenes demasiado elevados, esta misma población de riesgo suele asistir a recitales, concurre a bares o boliches y, además, estudia o trabaja en grandes centros urbanos con una enorme contaminación sonora. Entonces, tenemos la fórmula perfecta para favorecer la aparición de patologías auditivas que podrían prevenirse.

Si deseás más información comunicate con nuestros profesionales